· LA FIGURA HUMANA EN EL ARTE. II

 

 

II. A. EL CANON NATURAL Y ARTÍSTICO DEL HOMBRE.

   Una forma normal en la que todas las partes estén en justa relación entre sí y con el todo, se denomina canon; la medida fundamental determinante, módulo; y la relación entre las distintas partes, proporciones.

   Sabios y artistas han inventado numerosos sistemas (hasta 1854 se conocían 80), según los cuales debe ser construído en canon; como módulo sirve generalmente la altura de la cabeza y a menudo también la de la columna vertebral, el pie, la mano, el dedo medio y aun  la altura de todo el cuerpo, que se divide por cien ó por mil.

   Todos los sistemas de proporción establecidos por sabios y que se fundan en especulaciones teóricas, como la doctrina del corte de oro de Zeising, no son otrs cosa que juegos ingeniosos.

   Los cánones del artista tienen ante todo un valor histórico, porque son la expresión de la figura ideal a la que ha llegado determinado artista o determinada época artística, merced a su experiencia técnica y a sugolpe de vista artístico; y por ellos puede juzgarse hasta que punto la figura ideal artística de cada tiempo, se aproxima a la figura ideal natural.

   El primero que intentó determinar sobre una base científica esta figura ideal natural fué Quételet, quien midió treinta jóvenes belgas y por el término medio de las medidas tomadas, calculó la figura normal.

   Pero aunque partió de la base de cuerpos vivos, no llegó a encontrar una figura normal porque, como tantos otros después que él, cometió la falta de operar con medidas medias que, aun tratándose de tan gran número de mediciones, han de mantenerse siempre por debajo de la figura normal.

   Si se mezclan, sin escogerlos, mil individuos y de ellos se calcula el término medio, este término medio contiene toda la masa de individuos del valor inferior; de las personas medidas, por lo menos quinientas estarán por debajo del valor encontrado. Las otras quinientas que estarán por encima, compensarán con sus perfecciones los defectos de las menos valiosas. La imagen que de este modo se obtenga, estará igualmente distante de lo bueno y de lo malo; será un valor medio, pero no un valor normal; a lo sumo será el límite inferior de éste.

   En cambio, si de esos mil individuos se escogen, después de excluídos rigurosamente los menos valiosos y los defectuosos, los diez mejor desarrollados y en base a éstos se calcula el término medio, el valor medio encontrado podrá aspirar a la denominación de valor normal. Lo decisivo es, no el número, sino la selección de las personas medidas.

 

Fuente: La figura humana en el arte.   Dr. C.H. Stratz


2 comentarios to “· LA FIGURA HUMANA EN EL ARTE. II”

  1. […] LA FIGURA HUMANA EN EL ARTE II […]

  2. la figura humana es una gran incognita, pero a su vez gran tema para trabajorlo durante toda la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: