· CÉSAR VALLEJOS.

   s1480501983_6696

  Profesor de historia, escritor y pintor contemporáneo de nacionalidad argentina.

EXHORTO SOBRE LA GENERACIÓN ESPONTÁNEA.

de la novela inédita “El regreso de Zaratustra” de César Vallejos.

   __________________________________________________

  Hoy apoyo el ombligo sobre la tierra húmeda

y me acuesto frotando mis genitales

en cada uno de los cinco continentes,

hoy me extiendo sobre su hierba

y absorbo ese gusto a agua fecunda,

de amor existencial.

 

  Hoy bailo sobre los cabezas rapadas por el código de barras,

giro, danzo, revoloteo para despertar,

mariposas libero frente a las leyes,

flores frente a los falsos machismos neoesclavistas

y estrellas espolvoreo sobre la metropólica realidad.

Sueño, invitando a pensar auttrement,

mi lengua entra en escena sigilosa,

para enseñar a resplandecer el goce,

a libidinizar la vida,

ese tramo de inexplicación existencial

con aroma a agua, tierra y sol.

 

  Por eso reclamo el derecho a ser escuchado

por mis hermanos insondables,

tan insondables como este abismo que se abre.

Quiero hablar de pensamientos no pensados,

por tan pensados pensamientos,

quiero establecer espacios de fuga,

des-territorializaciones, des-continentes,

des-esperanzas, des-absolutizaciones.

Quiero llenar al ser humano de gusanos,

hablar moviendo la panza sobre la tierra,

siendo boca hambrienta de necesidad,

moviéndome siempre para continuar el ciclo.

 

  Volver a la pagina anterior, a esta hoja de higuera tan espesa,

para re-encontrar dudas, incertidumbres, vacíos, espacios,

fisuras, declives,, depresiones, ingenuidades, incertezas,

miedos, necesidades, des-amparos, des-ilusiones

y hacer de todos ellos un nuevo ser humano,

que se anime a re-pensarse de nuevo,

a re-insertarse in-civilizadamente en el útero

de la madre naturaleza…

 

  Pero para es hay que tenet espíritu de ciclo,

¡superar al humano! hay que pregonar,

para abandonar el canto de sirenas de la certeza,

que comenzó con el cuentito infantil de la evolución.

 

  Atreverse a la singularidad,

para repensar el manicomio colectivo.

Ser locos ante tanto desvarío.

Ser niños ante tanto gigantismo adulterado.

Recuperar la vida arrebatando el cayado,

de mano de sus propios asesinos.

 

  Yo solamente planteo descreer,

a aquellos que nos hablan de la continuidad de la vida

después de la muerte, sin nombrar a los gusanos.

Hay que ser capaz de montar a los gusanos,

seguir su trayectoria, engordar en sus entrañas con la tierra

y morir enchido y listo para comenzar un nuevo ciclo

y ser planta o árbol, experimentar el cuerpo de los vegetales

para ser aire y savia que alimenta a otros animales,

ratas, pájaros o humanos.

 

  Superar la historia de ser o no ser,

para ser siempre…

¿o quién será lo bastante estúpido para pensar que decide?

Vendrán tiempos iguales pero diferentes,

retornar a la naturaleza como nuestros antepasados,

en la antigüedad aun está la verdadera sabiduría.

 

  Me voy: mi boca está en el centro

de mis intestinos, eso soy ahora,

una pequeña larva sensible,

una ventosa adherida a la tierra.

                                                                                 César Vallejos.       

a-barrapluna    


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: